martes, 25 de noviembre de 2008

Eduardo Mendoza y la aventura de un escritor como no hay dos

Después de una larga y profunda reflexión sobre el tema que me encargaría de destripar en mi siguiente articulo, no sin un fin acorde a mis mas ansiados deseos de divulgación de mis aficiones o gustos personales, me dispuse a sentarme cómoda y reflexivamente pensando en lo ultimo que había leído, visto, degustado o vomitado.

Pero luego de un largo rato de esforzar vanamente los intrínsecos mecanismos algo vetustos y poco dispuestos a hacer lo que deben, como es pensar, me dispuse a dar leña al asunto y me dije con firmeza y autoridad, que el hecho de ser un vago mental no quitarían ni un mendrugo de la voluntad de hacer algo como es debido, y como mis padres supieron transmitirme con el palo de la escoba, aunque no hayan logrado los resultados esperados.

Escribiría un post así tuviera que tomar medidas mas estrictas. Y como ya he descrito anteriormente, no me quedó mas remedio que agarrar el toro por las astas y mirándome al espejo me dije con la máxima autoridad que me a sido concedida por mi mismo: Acuéstate una siestita haber si se te pasa la vagancia jodido menté aplastáa.

Así lo hice no sin antes cobijarme tranquilamente con mi muñeco de trapo deshilachado de los buenos sueños, que suele acompañarme desde edades mas tempranas, y que además sirve para limpiar alguna baba o efluvio nocturno que no vale el caso describir en este articulo, a meditar y ver sobre que podría escribir en las siguientes horas.
Como era de sospechar me venció el sueño y tras una siestita que duro un aproximado de 6 horas y 20 minutos, me desperté mas atolondrado despistado que antes aunque con mucho animo de escribir sobre Eduardo Mendoza.

¿Que por que sobre Eduardo Mendoza después de una prolongada siesta? Pues creo que ni Horacio Dos podría responder a esa pregunta que en verdad poco me interesaría explicar mientras el fruto de mi descanso se vea reflejado en las siguientes líneas que escribiré y que usted, estimado lector, sabrá apreciar.


Eduardo Mendoza es uno de esos escritores que tengo en el altar de los más venerados. Todavía tengo recuerdos del día que me recomendaron “El misterio de la Cripta embrujada” que tenia en portada una linda imagen de José Sacristán (todavía no se por que precisamente aparecía el).

Léete esto que seguramente te va a gustar, es un policial negro con el detective mas absurdo que te imagines”. Con estas palabras me pasó la novela de Mendoza y luego de una lectura rápida (ya que la novela es chica) me convencí de que mi amigo estaba en lo cierto, aquella era una novela magistral.
En “El misterio de la cripta embrujada" nos encontramos con Ceferino, un loco internado en un manicomio a quien la policía, encarnada en el comisario Flores, recurre para que les ayude a resolver un caso de desaparición en un internado de señoritas bien. Como cabe imaginar, el pobre Ceferino se verá envuelto en los mas delirantes y disparatados entuertos en los que una persona en sus condiciones mentales pueda involucrarse. “Mi reino por una ducha” diría el personaje aunque se conforme con una Pepsi cola.

Cabe destacar en Eduardo Mendoza, el estilo literario que desborda aquí lo paródico con palabras rimbombantes, pomposas y exageradas que llenan la novela en boca de un personaje que desentona con sus actos pero no con el trasfondo de su intelecto.

Luego de esta novela me llego “El laberinto de las aceitunas” una nueva aventura de este singular detective que, en esta ocasión, se empeña en llegar a los extremos de la humillación mas grande que se pueda esperar. Nuevamente Mendoza nos regala con una novela de humor, de crítica y de astucia en primera persona y sin “tapujos”, con la verdad “desnuda”.

«El planteamiento de El laberinto de las aceitunas es tan absurdo que permite cualquier atentado contra las normas del realismo, e incluso de la verosimilitud, como, por ejemplo, que sea el propio detective loco quien cuente su aventura en un estilo heterodoxo, vulgar y culterano. Huelga decir que se trata de un relato humorístico, remotamente emparentado con la literatura picaresca y el esperpento
Eduardo Mendoza

Pero las novelas de Eduardo Mendoza se hacen difíciles de conseguir en estas regiones por lo que tuve que resignarme a esperar para poder sacarme el gusto de leer la novelita que mas me habían recomendado mis amigos y que era: “Sin Noticias de Gurb”.
Esta novela fue originalmente publicada en entregas en el periódico “El País” y posteriormente recopilada y publicada por Seix Barral. Gracias a las facilidades que hoy nos brinda Internet, pude hacerme con un ejemplar de esta, tan deseada, novela y no pude más que maravillarme y desternillarme de la risa.

Considero a “Sin noticias de Gurb” como la novela mas hilarante que he leído jamás, sin olvidar a novelas de la talla de: “Bill héroe galáctico" de Harry Harrison, “Guia del autoestopista galáctico" de Douglas Adams y muchas otras que incluyen al genial Fontanarrosa.
La historia nos narra las aventuras o desventuras de 2 extraterrestres que llegan a la tierra con fines investigativos y para esto uno de ellos, el subalterno Gurb, se materializa en la forma de Marta Sanchez para pasar “inadvertido” ante la población local.

Después de algunos días sin tener noticias de su compañero Gurb, nuestro personaje principal decide ir en su búsqueda aventurándose en una Barcelona Pre-olimpica y dispuesto a materializarse en la forma de la personalidad que sea con tal de que nadie note su presencia mientras ve con asombro y con poca sensatez el comportamiento humano a su alrededor consolándose con el platónico amor que siente por su vecina y con los churros que venden en la esquina.

Una recomendación para quienes quieran hincarle el diente a esta novela: No la lean en lugares públicos o en cualquier sitio en el que puedan llamar la atención ya que seguramente una cascada de carcajadas se les escapara inevitablemente en cada una de las ridículas situaciones o descripciones que Mendoza despliega a lo largo de la corta novela.

Después vinieron “El último trayecto de Horacio Dos” que al igual que “Sin noticias de Gurb” fue publicada primero en el periódico en entregas semanales y luego en formad e libro. En este caso es Horacio Dos quien nos narra la extraña misión que se le asigna en una expedición a la que todavía estoy intentando encontrarle sentido y que se desarrolla en una nave espacial y en condiciones extremadamente precarias junto a pasajeros de lo mas diverso como: Los delincuentes, las mujeres descarriadas y los ancianos improvidentes.

La aventura del tocador de señoras” es la siguiente novela que logré conseguir de este autor en la cual se retoma a Ceferino, el protagonista de “El misterio de la cripta embrujada”.
Finalmente nuestro querido e insano personaje sale del manicomio, o mejor dicho, es expulsado. Ante la terrible disyuntiva de cómo retomar su vida decide ponerse una peluquería en el renovado barrio barcelonés del Raval, y sin tener ni un ápice de conocimiento del oficio en cuestión. Sin embargo, y muy a su pesar, se verá envuelto en un caso de asesinato y deberá volver a retomar el papel de improvisado detective para no ser acusado del mismo. Nada mas voy a decir de esta novela más que al igual que las otras dos de este personaje, no defrauda y desparrama humor y critica social por todos lados.

Pero Mendoza no solo es escritor de comedias o de humor, sino que además cuenta en su haber con novelas de la talla de: “La verdad del caso Savolta”, “La ciudad de los prodigios”, “El año del diluvio” o “Una comedia ligera” que han marcado historia, han conseguido muy buenas criticas y en algunos casos premios de gran importancia. Pero de algunas de estas novelas hablare en otro momento porque merecen una mención aparte.

Dejo aquí el comienzo de “Sin Noticias de Gurb” y dicho esto, y sin otro particular que escribir ya que las ideas se han escapado de mi remilgada mente a otro lugar que no tengo ganas de encontrar, me despido porque ya va siendo hora de estirar mi esbelto y consistente cuerpito en la camita que, tal como las sirenas llamaban a los marinos en alta mar, siento que reclama mi presencia para endilgarme otra venerable y reverenda siestita. No hay caso, esto de escribir lo agota a uno. ¡Allá voy mi deshilachado amigo!

Sin Noticias de Gurb
DÍA 9

0.01 (hora local) - Aterrizaje efectuado sin dificultad. Propulsión convencional (ampliada). Velocidad de aterrizaje: 6.30 de la escala convencional (restringida). Velocidad en el momento del amaraje: 4 de la escala Bajo-U1 o 9 de la escala Molina-Calvo. Cubicaje: AZ-0.3.
Lugar de aterrizaje: 63Ω (IIβ) 28476394783639473937492749.
Denominación local del lugar de aterrizaje: Sardanyola.

07.00 - Cumpliendo órdenes (mías) Gurb se prepara para tomar contacto con las formas de vida (reales y potenciales) de la zona. Como viajamos bajo forma acorpórea (inteligencia pura-factor analítico 4800), dispongo que adopte cuerpo análogo al de los habitantes de la zona. Objetivo: no llamar la atención de la fauna autóctona (real y potencial). Consultado el Catálogo Astral Terrestre Indicativo de Formas Asimilables (CATIFA) elijo para Gurb la apariencia del ser humano denominado Marta Sánchez.

07.15 - Gurb abandona la nave por la escotilla 4. Tiempo despejado con ligeros vientos de componente sur; temperatura, 15 grados centígrados; humedad relativa, 56 por ciento; estado de la mar, llana.

07.21 - Primer contacto con habitante de la zona. Datos recibidos por Gurb: Tamaño del ente individualizado, 170 centímetros; perímetro craneal 57 centímetros; número de ojos, dos; longitud del rabo, 0.00 centímetros (carece de él). El ente se comunica mediante un lenguaje de gran simplicidad estructural, pero de muy compleja sonorización, pues debe articularse mediante el uso de órganos internos. Conceptualización escasísima. Denominación del ente, Lluc Puig i Roig (probable recepción defectuosa o incompleta). Fundación biológica del ente: profesor encargado de cátedra (dedicación exclusiva) en la Universidad Autónoma de Bellaterra. Nivel de mansedumbre, bajo. Dispone de medio de transporte de gran simplicidad estructural, pero de muy complicado manejo denominado Ford Fiesta.

07.23 - Gurb es invitado por el ente a subir a su medio de transporte. Pide instrucciones. Le ordeno que acepte el ofrecimiento. Objetivo fundamental: no llamar la atención de la fauna autóctona (real y potencial).

07.23 - Sin noticias de Gurb.

08.00 - Sin noticias de Gurb.

09.00 - Sin noticias de Gurb.

12.30 - Sin noticias de Gurb.

20.30 - Sin noticias de Gurb.

DÍA 10

07.00 - Decido salir en busca de Gurb.
Antes de salir oculto la nave para evitar reconocimiento e inspección de la misma por parte de la fauna autóctona. Consultado el Catálogo Astral, decido transformar la nave en cuerpo terrestre denominado vivienda unifamiliar adosada, calef. 3 dorm. 2 bñs. Terraza. Piscina comunit. 2 plzs. Pkng. Máximas facilidades.

07.30 - Decido adoptar la apariencia de ente humano individualizado. Consultado Catálogo, elijo el conde-duque de Olivares.

07.45 - En lugar de abandonar la nave por la escotilla (ahora transformada en puerta de cuarterones de gran simplicidad estructural, pero de muy difícil manejo), opto por naturalizarme allí donde la concentración de entes individualizados es más densa, con objeto de no llamar la atención.

08.00 - Me naturalizo en lugar denominado Diagonal-Paseo de Gracia. Soy arrollado por autobús número 17 Barceloneta-Vall d’Hebrón. Debo recuperar la cabeza, que ha salido rodando de resultas de la colisión. Operación dificultosa por la afluencia de vehículos.

08.01 - Arrollado por un Opel Corsa.

08.02 - Arrollado por una furgoneta de reparto.

08.03 - Arrollado por un taxi.

08.04 - Recupero la cabeza y la lavo en una fuente pública situada a pocos metros del lugar de la colisión. Aprovecho la oportunidad para analizar la composición del agua de la zona: hidrógeno, oxígeno y caca.

6 comentarios:

Santos G. Monroy dijo...

En este post te has lucido especialmente, Corto. Genial. Y genial Eduardo Mendoza, que ya se ha convertido en un auténtico clásico en vida. Sin noticias de Gurb es uno de los mayores logros de la literatura humorística universal. Cualquier obra suya es aconsejable, pero yo aún sigo considerando a "La verdad sobre el caso Savolta" como una de las mejores de narrativa contemporánea. ¡Saludos!

Stefani dijo...

Sin noticias de Gurb! El día que me lo regalaron me lo empecé a leer en el tren. Nunca olvidaré cuando dice: Tomo la apariencia de Marta Sánchez :D. Qué risa!!

El laberinto de las aceitunas y La Cripta también están genial.

Y yo tambíen soy fan de Guía del autoestopista galáctico! La Galaxia es peligrosa... si quieres sobrevivir aquí nunca pierdas tu....... ¡toalla!

Coincidimos en muchos libros! :)

calamardo dijo...

amigo corto: te vas perfeccionando. llegar al trabajo y leer tus articulos es todo uno. no olvidemos al doctor sugrañes y al vetusto historiador plutarquete pajarel. ni a la hermana de ceferino, aquella que parecia una enana crecida.
una trilogia obligatoria. gurb, una idiotez memorable.
un gran articulo amigo.
salud! ya sabes por que.
calamardo.

Corto Maltes dijo...

Espero que se haya notado mi pobre intento por imitar el estilo de Mendoza en este post ya que para mi ha sido un enorme esfuerzo (mi talento como escritor es de -20) ya que lo mío es el lápiz.
Santos: coincido contigo en un 100%, por eso es que en algún próximo Post tratare el tema de las otras novelas de Eduardo Mendoza. Eso siempre y cuando no me ganes de mano je,je.
Stefani: Yo a "Sin noticias de Gurb" lo leí de "socarrón" durante algunas horas muertas en el trabajo y tenía que hacer fuerza para no largar la carcajada delatora. La Guía del autostopista es un libro genial que ya trataré mas adelante. No son muchas las personas con las que puedo decir "coincidimos en muchos libros".
Calamardo: Amigo mío, había olvidado al vetusto historiador plutarquete pajarel pero claro que no de Candida, la "bella hermana" del protagonista. Gracias por el recuerdo. ¡Y salud!

Javier Cercas Rueda dijo...

Siempre que sé de él me viene un sentimiento agridulce. Para mi constituye el paradigma de lo que pudo haber sido y no fue, o, al menos, no está siendo. No sé si es un problema de falta de exigencia y rigor, de cansancio, de falta de inspiración, o de todo un poco, pero la realidad es que no levanta cabeza.

Tiene una novela extraordinaria, La ciudad de los prodigios y una muy buena, La verdad sobre el caso Savolta. Todo lo demás es mediocre. No pretendo ser tajante, pero estamos ante un caso de escritor de talento, del que cabe esperar mucho (pues lo ha demostrado), y que se conforma con parodias más o menos humorísticas y de preocupante falta de sustancia.

Empleando el modo de hablar taurino, sigo esperando que "recupere el sitio" y que sus frecuentes aportaciones al absurdo debate de la “muerte de la novela” no reflejen su perspectiva sobre su propia obra.

Corto Maltes dijo...

Javier - Bienvenido al blog. Como habrás leído en el artículo, no comparto mucho tu término de "todo lo demás es mediocre". De todos modos me encanta tener una opinión distinta ya que así ampliamos nuestro horizonte de conocimientos. Si comparto contigo lo de "absurdo" cuando te refieres al debate de la "muerte de la novela". Es como esa eterna frase de "El rock and roll" a muerto de dijera una vez Jim, pero que, por suerte (aunque a veces en estado calamitoso), sigue dando que hablar.