jueves, 15 de enero de 2009

Israel - Palestina (primera parte)

Todo este asunto de la guerra en medio oriente es un lio que nunca había terminado de entender. ¿Cómo empezó?¿Quien tiró la primera piedra? Los Israelíes dicen:

"No existe tal cosa llamada nación árabe Palestina… Palestina es el nombre que los Romanos le dieron a Eretz Yisrael con el exclusivo propósito de hacer enfurecer a los judíos…¿Porqué entonces deberíamos usar el odioso nombre creado solo para humillarnos?
Los británicos según su mandato, decidieron llamar Palestina los territorios que ellos gobernaban, y los árabes lo escogieron como el supuesto nombre ancestral de su nación, aun cuando ni siquiera podían correctamente pronunciarlo y lo modificaron a Falastin, una entidad completamente ficticia." - Golda Meir citada por Sarah Honig, Jerusalem Post, 25 de Noviembre de 1995

Los palestinos por su parte hablan de usurpación de territorios y de violación de derechos.
No es fácil y mucho menos ser imparcial porque seguramente te tildarán o de antisemita o de antipalestino.
De todos modos me voy a arriesgar a tirar algunos datos que intentan apegarse a mis principios básicos: contra la violencia y absoluta oposición a la discriminación y a la violación de los derechos humanos.


Este cuento comienza en los alrededores del 3000 y el 2500 a.C. cuando los cananeos llegan a la tierra que se conoció como Canaán, y que mucho más tarde se llamaría Palestina. En estas tierras se establecieron diversas tribus semitas como los Jebusitas, hicsos, amorreos, fenicios, arameos, hebreos (y sus descendientes los judíos).
Los jebuseos, una de las tribus cananeas, levantaron allí un poblado al que llamaron Urusalim, (Jerusalén), «ciudad de la paz».

Téngase bien en cuenta (aquí esta la clave de todo) que los cananeos eran tribus semitas. El término semita se refiere a aquellas personas cuya lengua materna es una lengua semita. Al igual que cualquier otra denominación étnica, no tiene ninguna denotación biológica sino únicamente cultural y lingüística. Esta familia lingüística incluye las formas antiguas y modernas del árabe, hebreo, arameo, asirio, siríaco, acadio, yehén, tigriña, etc.


Hacia el año 2000 a.C. pasaron por las tierras de Canaán los hebreos, que en ese entonces eran un pueblo nómada, conducidos por Abraham. En el siglo XIV a. C. emigraron a sprinfiel parte de los hebreos establecidos en Canaán, debido a la hambruna que asoló la región; fueron recibidos en Egipto y luego trabajaron para los Egipcios en un régimen de semiesclavitud.
Siete siglos más tarde, regresan a canaán, doce tribus hebreas al mando de Moisés en el famoso éxodo.

Por la misma época la costa de esta región fue ocupada por los pelesets, también llamados filisteos (nombre del cual proviene mas adelante la palabra Palestinos), pueblos del mar de cuyo nombre se deriva el de la región. Se establecieron cinco ciudades-estado, entre las cuales estaban Gaza y Ascalón. La convivencia entre pelesets y hebreos se caracterizó por conflictos periódicos por el dominio del país.
Cuatro siglos después David unificó el reino judío. Tras la muerte de su hijo Salomón, los hebreos se dividieron en dos reinos, Israel y Judea, que más tarde cayeron en manos de los asirios (721 a.C.) y los caldeos (587 a.C.). En esta última fecha Nabucodonosor destruyó Jerusalén y llevó a los judíos en cautiverio a Babilonia.

Alejandro Magno conquista a los persas en el 332 a.C y y otorga a los judíos una mayor autonomía y estabilidad política y económica. A su muerte la tierra que hoy se conoce como palestina retornó al imperio egipcio de los Ptolomeos. Más tarde fue dominada por los seléucidas de Siria. Una rebelión encabezada por Judas Macabeo restableció un estado judío en el año 67 a.C.

En el 63 a.C. estas tierras son conquistadas por el Imperio Romano. Los romanos reprimieron severamente la resistencia de los macabeos, zelotes y otras tribus judías. Como parte de esa represión fueron crucificados miles de rebeldes, alrededor del año 30 d.C., en los tiempos de Jesús de Nazareth. La derrota de las rebeliones judías en los años 70 y 135 causaron grandes deportaciones de judíos, que dieron inicio a la Diáspora. El emperador romano Tito destruyó el Templo de Salomón y en el 135 d.C., el emperador Adriano construyó una ciudad pagana sobre las ruinas del templo santo, y despectiva y burlonamente comienza a llamar a estas tierras con el nombre de los enemigos bíblicos de los judíos: Palestina (o "Siria-Palestina").

A partir del año 330 Palestina quedó bajo el dominio Bizantino. En el año 638 Omar Al-Khattaab entró en Jerusalén, puso fin a la era bizantina y dio inicio la era árabe-islámica. Según la tradición islámica, en esa ciudad ascendió al cielo el profeta Mohamed (Mahoma), con lo que Jerusalén adquirió carácter sagrado para las tres grandes religiones monoteístas, nacidas de un tronco común. La fe islámica y el idioma árabe unificaron a los pueblos semitas, excepto los hebreos.

Con breves intervalos de dominación parcial de los cruzados cristianos y los mongoles en los siglos XI, XII y XIII, Palestina tuvo gobiernos árabes durante casi un milenio e islámicos durante un milenio y medio mientras los judíos, como el célebre médico y Talmudista Maimónides (Rabbi Moshe ben Maimón o RaMBaM para los judíos), arribaban Israel desde su Sefarad (España) natal y lograron penetrar en la Ciudad de David en octubre de 1166 d.C. a escondidas con el objeto de visitarla, haciendo lo mismo después en Hebrón donde visitaron la cueva de los patriarcas judíos. Es en esta época cuando, en 1210 d.C. liderados por el Rabbi jefe de la academia de Lunel Yonatan ben David ha-Kohen, trescientos rabinos judíos de Francia e Inglaterra junto a sus familias emigran a Israel

En 1516 el Imperio Otomano conquistó Jerusalén y mantuvo allí su hegemonía hasta el fin de la Primera Guerra Mundial.


A partir de 1878 comenzaron a establecerse en Palestina los primeros asentamientos de explotación agrícola de judíos, impulsados por el movimiento sionista. Alrededor de 25.000 inmigrantes llegaron desde el este de Europa a sumarse a las 1.000 familias que nunca habían marchado. En 1886 el barón francés de origen judío Edmond Rotschild apoyaba económicamente las actividades sionistas. En 1895 el total de la población de Palestina ascendía a 500.000 personas: 453.000 eran árabes palestinos y ocupaban 99% de la tierra; 47.000eran judíos y eran dueños del 5% de la tierra.

Aquí habría que hacer una detención y analizar todo lo ocurrido hasta este momento y ver con minuciosa objetividad como están planteadas las cosas porque de aquí en mas todo se precipita en un desbarranco total.
Los musulmanes palestinos tienen la ventaja en cuanto a territorio y cantidad de población mientras que los judíos tienen a su favor un peso grande en la historia ya que si en algún momento llego a existir un reino de Israel y nunca existió un reino de Palestina. Pero el reino de Israel fue conquistado y su gente desarraigada y los musulmanes conquistaron las tierras mas tarde permitiendo en un principio que los judíos regresaran.

Pero regresemos a la historia que se pone ardiente como las arenas de sus desiertos.

1886 Théodor Herzl, líder del movimiento sionista, preconiza la creación de un estado judío en Palestina, Argentina o Uganda (me pregunto como se hubiese llevado a cabo la creación de un estado Israelí en Argentina que entre 1810 y 1853 se había estado forjando como estado independiente a fuerza de rechazar a los Españoles y a los Ingleses).

En 1897 se celebra el Primer Congreso Sionista en Basilea (Suiza), donde se adopta un programa para la colonización de Palestina, tras rechazarse otras localizaciones en África y América Latina para el Estado judío. Se crea la Organización Sionista Mundial como plataforma del sionismo.

En 1901 el Fondo Nacional Judío, fundado por el V Congreso Sionista, se encargó de comprar tierras y entre 1904 y1914 se produjo la segunda ola migratoria. En 1909 se instaló el primer kibutz (granja colectiva) al norte de Yaffa.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Inglaterra prometió la independencia de las tierras árabes bajo el gobierno otomano, incluyendo Palestina, a cambio de su apoyo contra Turquía, aliado de Alemania.

En 1917, el ministro de Relaciones Exteriores británico envió una carta al barón Rotschild (conocida como «Declaración Balfour») en la que comprometía los esfuerzos de Inglaterra para la creación de un Hogar Nacional Judío "El gobierno de su Majestad ve con agrado el establecimiento en Palestina de un Hogar Nacional Judío, y utilizará sus mejores esfuerzos a fin de facilitar la consecución de este objetivo. . . ." Se especificaron dos cosas: que esta área estuviera disponible para un "denso asentamiento judío" y que se protegieran y preservaran los derechos de todos los habitantes que ya vivían en el país.

Los palestinos se reúnen en el Primer Congreso Nacional Palestino en 1919 y se oponen a la Declaración Balfour, pues aspiraban a la creación de un Estado Palestino independiente, tal como los británicos habían prometido a cambio de su apoyo durante la guerra.

En 1920 la Conferencia de San Remo garantizó el mandato británico sobre Palestina
y dos años después estuvo efectivamente bajo la administración británica, y Sir Herbert Samuel, un declarado sionista, fue como el Primer Alto Comisionado de Inglaterra en Palestina.

Dos años más tarde el Consejo de la Liga de las Naciones promulgó un mandato que promovía el establecimiento en ese territorio de un Hogar Nacional para el pueblo judío. Durante seis meses los palestinos realizaron huelgas y movilizaciones en protesta por las confiscaciones de tierra y la inmigración, que tenía por objeto aumentar la escasa población judía y justificar sus aspiraciones territoriales.


Pero “La declaración Balfour” no contentaba a Judíos porque los territorios prometidos eran mas que lo que se les daba finalmente, ni a los palestinos que ni figuraban en dicha declaración.
El gobierno inglés publicó un nuevo «Libro Blanco», que restringía la inmigración judía y ofrecía la independencia de Palestina al cabo de 10 años. La resolución fue rechazada por los sionistas, quienes organizaron milicias y lanzaron una campaña sangrienta contra británicos y palestinos. El 9 de abril de 1948, un destacamento de la organización «Irgun», comandado por Menahem Begin, invadió la aldea de Deir Yassin y asesinó a 254 civiles. El terror provocó el éxodo de decenas de miles de palestinos.

Al fin de la Segunda Guerra Mundial, las Naciones Unidas aprobaron la partición de Palestina (Resolución 181) para crear un estado Israelí que según los Judios era de un 25% del total del territorio y según los palestinos era de un 47% del total. Jerusalén se consideró dentro del 1% que quedaría como zona internacional.
Pero mejor vean el mapa ustedes mismos y saquen sus conclusiones.

El 14 de mayo de 1948 los judíos proclamaron el Estado de Israel. Al día siguiente, tras el retiro de las fuerzas Inglesas, siete judíos fueron asesinados por árabes en tres incidentes distintos: a las ocho de la mañana tres árabes atacaron un bus que hacía el trayecto Netanya-Jerusalén, matando a cinco pasajeros judíos. Media hora después, un nuevo ataque en un autobús causaba un nuevo muerto. Hubo un nuevo asesinato de un hombre de 25 años en Jaffa, donde algunos hablaban de asesinatos de árabes por parte de judíos. También hubo incidentes en las cárceles.

En Jerusalén el Supremo Comité Árabe proclamó una huelga general de tres días, hasta el jueves 2 de diciembre que debía ser seguida de una demostración de fuerza en la plegaria del viernes. La sentencia del Comité incluía ocho resoluciones, la última de las cuales exigía al gobierno británico la cesión inmediata de Palestina al pueblo árabe. Los ataques se intensificaron y el 11 de diciembre, el corresponsal de The Times en Jerusalén estimó el número de muertos en 130, de los cuales cerca de 70 eran judíos, 50 árabes y los restantes británicos.

En los días siguientes a la declaración de independencia del Estado de Israel, aproximadamente 1000 libaneses, 5000 sirios, 5000 iraquíes y 10.000 tropas egipcias invadieron al recién creado estado. Cuatrocientas tropas transjordanas, por su parte, ayudadas por voluntarios sirios, libios y yemeníes invadieron el corpus separatum, rodeando Jerusalén y sus alrededores.

En un cablegrama oficial del secretario general de la Liga Árabe al secretario general de la ONU el 15 de mayo de 1948, los estados árabes aseguraron que su objetivo era crear un único estado árabe en Palestina, en lugar de lo acordado por la resolución 181 que proponía la creación de un estado árabe y otro judío.


Israel, Estados Unidos y los soviéticos calificaron la entrada de los ejércitos árabes en Palestina como una agresión ilegal. El secretario general de la ONU, Trygve Lie, aseveró que aquella era “la primera agresión armada desde el final de la Segunda Guerra Mundial”.

El 26 de mayo de 1948 se constituyeron las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), quedando unificadas las fuerzas paramilitares de la Haganá, Palmaj, Lehi e Irgún.

Conforme iba avanzando la guerra, las IDF iban incrementando su número de efectivos: en julio de 1948 contaban con 63.000 tropas; en la primavera del año siguiente, estas ascendían a 115.000. Los árabes contaban, por su parte, con 40.000 soldados en julio de 1948, 55.000 en octubre del mismo año y un poco más el año siguiente.

La aviación israelí fue puesta bajo el control del Sherut Avir, el servicio aéreo en noviembre de 1947. Inicialmente, las operaciones aéreas partían del pequeño aeropuerto civil de Sde Dov en Tel Aviv. El 10 de mayo de 1948 Sherut Avir cambió su nombre por el de Fuerza Aérea Israelí.
La ONU, gracias a la mediación de Folke Bernadotte, declaró una tregua el 29 de mayo, pero esta no tuvo efectos hasta el 11 de junio, durando 28 días. Se declaró, además, un embargo de armas con el objetivo de impedir el rearme tanto de israelíes como de árabes.

Durante el cese del fuego Bernadotte presentó un nuevo plan de partición que otorgaba Galilea a los judíos y el desierto del Neguev a los árabes, pero ambas partes lo rechazaron. El 8 de julio terminó la tregua: el general egipcio Muhammad Naguib atacaba posiciones israelíes.

A las 19 horas del 18 de julio entró en vigor la segunda tregua del conflicto, después de los esfuerzos diplomáticos de la ONU.

El 16 de septiembre, Folke Bernadotte, mediador de la guerra designado por la ONU, propuso una nueva partición de Palestina. Su propuesta defendía la existencia de dos estados independientes. La propuesta contenía siete premisas básicas, que establecían la sustitución de la tregua por una paz formal o un armisticio, se debía reconocer al estado de Israel y se debía facilitar la vuelta de exiliados y danmificar a los perjudicados con la guerra. Sin embargo, Bernadotte fue asesinado por el grupo sionista Lehi al día siguiente de presentar su propuesta. Fue sustituido por Ralph Bunche y la propuesta de paz quedó en punto muerto.

El último acuerdo firmado entre Israel y Siria puso fin a la guerra. Israel había resultado indiscutible vencedor. Los judíos no solo se mantenían en la zona que les fue concedida en el plan de partición de 1947, sino que la ampliaron en 5.728 kilómetros cuadrados, imponiendo su dominio sobre 20.850 kilómetros cuadrados de superficie.

Así comenzó nació el «conflicto de Oriente Medio». Palestina quedó dividida en tres partes: la que ocupaba Israel; la ribera occidental del Jordán (Cisjordania) que pasó a Jordania, y Gaza, que quedó bajo la administración de Egipto. Unos 700 mil palestinos fueron expulsados de sus hogares, huyeron a los países vecinos y se instalaron en campos de refugiados.

Lo que queda claro de estos acontecimientos es que los árabes no pretendían en ese entonces, solo tener un estado palestino sino más bien, borrar a Israel de Palestina.

En octubre de 1956, la inminente amenaza a la existencia de Israel se intensificó: Egipto apostó 80.000 hombres armados en Sinaí, Siria 40.000 al norte de Israel, Jordania 40.000 al este, Arabia Saudita envió 20.000 soldados para ayudar a los Jordanos e Irak 5.000 para apoyar a los Sirios. La radio Egipcia comenzó a anunciar una "batalla tan grande donde los árabes tendrían un banquete en Israel" y un comandante Sirio que "acabarían en 4 días con Israel".

El líder egipcio Nasser anunció que "cualquier batalla contra Israel sería total y con el objetivo de destruir totalmente a Israel". Los radares Israelíes detectaron vuelo de bombarderos con destino a Israel. En el curso de una campaña de ocho días las Fuerzas de Defensa de Israel tomaron la Franja de Gaza y toda la península del Sinaí, deteniéndose a 16 km. al este del Canal de Suez. La decisión de las Naciones Unidas de apostar una Fuerza de Emergencia de la ONU (UNEF) a lo largo de la frontera entre Israel y Egipto, y el otorgamiento de seguridades egipcias respecto a la libre navegación en el Golfo de Eilat, llevaron a Israel a aceptar una retirada por etapas (noviembre de 1956 a marzo de 1957) de las áreas conquistadas un par de semanas antes. Consecuentemente, los Estrechos de Tirán fueron abiertos, permitiendo al país desarrollar el comercio con los países de Asia y África Oriental, así como importar petróleo del Golfo Pérsico.

En 1964 se creó la a Organización para la Liberación de Palestina (OLP), para defender los intereses del pueblo palestino y afirmar su identidad a nivel regional e internacional. En 1969 Yasser Arafat fue elegido presidente de la organización.

Los grupos palestinos que actuaban en la clandestinidad, como Al Fatah, desconfiaban de esa organización promovida por los gobiernos árabes y también de su énfasis en la lucha diplomática. Convencidos de que la recuperación del territorio sólo sería posible a través de operaciones militares, el 1° de enero de 1965 realizaron la primera acción armada en Israel.

Cuando Egipto nuevamente trasladó grandes cantidades de tropas al desierto del Sinaí (mayo de 1967), ordenó a las fuerzas de paz de la ONU (desplegadas desde 1957) retirarse de la zona, reimpuso el bloqueo a los Estrechos de Tirán y estableció una alianza militar con Jordania, Israel se encontró ante ejércitos árabes hostiles en todos los frentes. Dado que Egipto había violado los arreglos acordados después de la Campaña del Sinaí (1956), Israel se justificó en su “derecho inherente” de la defensa propia frente a la superioridad numérica y militar árabe lanzando (5 de junio de 1967) un ataque preventivo contra Egipto en el sur, seguido por un contraataque a Jordania en el este y la expulsión de las fuerzas sirias atrincheradas en las Alturas del Golán en el norte desde donde bombardeaban constantemente Galilea.

Al término de seis días de combate, las líneas de cese de fuego anteriores fueron reemplazadas por otras nuevas, quedando bajo control israelí Judea, Samaria, Gaza, la península del Sinaí y las Alturas del Golán. Consecuentemente, los poblados del norte del país fueron liberados tras 19 años de constante bombardeo sirio; se aseguró el paso de embarcaciones israelíes por el Canal de Suez y los Estrechos de Tirán y Jerusalén, que había estado dividida entre Israel y Jordania desde 1949, fue reunificada bajo autoridad israelí. Israel pasó de tener 21.000 Km2 a poseer 67.000 Km2 de territorio.

La ONU llamó a Israel a retirarse de los territorios árabes ocupados por la fuerza y declaró el derecho de los palestinos al retorno y a la autodeterminación.

Pese a la euforia inicial, en el plano político la situación no fue tan favorable a Israel y la guerra envenenó aún más el conflicto árabe-israelí. Merced a los territorios conquistados, que inicialmente estaban destinados a ser moneda de cambio a cambio de una paz duradera, Israel se convertiría en potencia ocupante y permanente de una población árabe muy hostil, lo cual estimuló el nacionalismo palestino, creándose nuevas amenazas internas en los territorios ocupados y alejándose toda perspectiva de una solución negociada a corto plazo. Los efectos de todo ello perduran hoy día.

Por su parte, la derrota sufrida por Egipto, Siria y Jordania fue considerada humillante en esos países, que argumentaron una intervención militar de Estados Unidos y el Reino Unido para justificar el éxito de la operación Foco israelí. La derrota militar de Egipto y Siria produjo un gran malestar en el mundo árabe, lo que llevó a mantener los años siguientes una guerra de desgaste con Israel y, finalmente, a un ataque conjunto egipcio-sirio en la Guerra del Yom Kipur que no alteró el mapa geopolítico establecido tras la Guerra de los Seis Días.

La derrota de los ejércitos árabes reforzó la convicción de que la lucha guerrillera era el único camino. En marzo de 1968, durante un combate en el pueblo de Al Karameh, los palestinos obligaron a los israelíes a replegarse. La escaramuza pasó a la historia como la primera victoria de las armas palestinas. Los grupos armados se integraron a la OLP y obtuvieron el respaldo de los gobiernos árabes.

El fortalecimiento político y militar de los palestinos fue percibido como una amenaza por el rey Hussein de Jordania, que hasta entonces había actuado como su representante y portavoz. En setiembre de 1970 esta situación se volvió insostenible. Elementos de la resistencia palestina en Jordania, conocidos como fedayines (del árabe fida’i, «el que sacrifica su vida por la causa») fueron atacados por fuerzas del rey Hussein, compuestas mayoritariamente por beduinos, en respuesta a varios secuestros de aviones civiles perpetrados por el Frente de Liberación Palestina, liderado por George Habash. Una guerra civil de 10 días derivó en 3.500 muertes y gran destrucción material en Jordania. La OLP fue expulsada de Jordania e instaló su cuartel general en Beirut.

La difícil relación y la falta de una organización firme siguen provocando falta de unidad entre las fuerzas árabes. Este hecho es bien aprovechado por los ejércitos Israelí que en cuestión organizativa están mejor preparados.

Pero el conflicto recién empieza así que en el siguiente informe me extenderé más en el tiempo hasta llegar a nuestros días. Todo el panorama cambia e Israel que de país que lucha por sobrevivir pasa a país invasor empieza a verse aislado en la opinión internacional y se cobija bajo el ala de papá Norteamérica que todo le permite.

Pero eso lo dejamos mejor para mañana.

8 comentarios:

Santos G. Monroy dijo...

Excelente post. Ameno, muy bien documentado, e imparcial. Muy muy bueno, Corto, y muy currado. Espero con ganas la segunda parte para opinar sobre el asunto, pero ya de entrada digo que me parece vergonzosa la acción de Israel y la brutalidad con la que está actuando en Gaza.
Hace ya años que el Gobierno judío se ha puesto a la misma altura de la sinrazón nazi... Lo que no hace sino reafirmar mis sentimientos de vergüenza por pertenecer a esta que llamamos "Humanidad".
Saludos, amigo mío.

Stefani dijo...

Me lo he leído entero. Pero tengo que volver a hacer porque es demasiada información XD

Muy bien Corto :)

Corto Maltes dijo...

Gracias Santos, y sobre todo me alienta que menciones el hecho de ser imparcial ya que conseguir información imparcial es muy difícil. Lo fragmenté en dos partes porque como dice Stefani es muchísima información y muy delicada. Hay que tomar muchas cosas con pinzas.

calamardo dijo...

corto: te luciste. por momentos la necesidad de sintetizar hizo confusa la cuestion de los tiempos, las fechas, pero releyendo entendi mejor y tengo que felicitarte.
espero con ganas la segunda parte.
tambien me hago eco de la verguenza como ser humano. no es que necesitara de esta nueva prueba, es un sentimiento viejo que en estos casos vuelve con fuerza. la raza humana apesta. sin atenuantes.
calamardo.

Tom/Shine. dijo...

Vaya. Aun recuerdo mis clases de religión y de liturgia, pero gracias por refrescarme la memoria y sacarme algunas dudas.
Paz, cuando? Si hubiera forma de intervenir, algo útil.
See ya!

JuguetePerdido dijo...

Excelente!. Como inexperto e hijo de vecino apenas informado, tu post abre muchas ventanas y llena de luz mi ignorancia.Espero con curisidad histórica, la segunda parte de este informe.
He posteado mi propia opinion si quieres leerla, y voy a poner un enlace a este post porque me parece que realmente mucha gente necesita saber de que se trata tanta matanza, y tambien merece conocer como vino la historia y quienes participan. De mas esta decir lo que pienso no solo de esta invasion israeli, sino tambien de los intereses inescrupulosos de tanto americanos como britanicos.
Un gran abrazo.

Joker 23 dijo...

SI..me gustó mucho lo que escribiste...y además, publicaste un resumen de los motivos de cada parte...muy interesante..

Por mi parte, poco me importa que alguien me diga "antisemita" por medio de un blog, asi que esto es lo que yo pienso:(quiero aclarar que respeto a los palestino e israelies, pero detesto los genocidios)
Creo que, la actitud de Israel es lamentable, sobretodo a la hora de buscar las soluciones, en lugar de buscar soluciones a SU propio conflicto, lo cubren todo de sangre, atacan refuguios, locales neutrales, cedes de la onu, todo...en nombre de algo que ellos "creen" que es mas importante que miles de vidas.
Lo peor, es que el mismo pueblo que sufrió un holocausto como el judio, esté haciendo algo muy parecido DESDE HACE MUCHO, porque esto no es de ahora.

Saludos!

Corto Maltes dijo...

Juguete perdido - Que bueno que este informecito ayude un poco a conocer mas del tema. Yo estab igual que tu antes de empesarlo asi que empece a investigar y de paso escribí esto.
Me gustó tu informe tambien, muy aterrador.

Joker - A mi tampoco me importa que me tilden de antisemita porque se bien que no lo soy. Intento ser imparcial por el solo hecho que me gusta conocer la verdad por sobre todo. Las noticias son muy imparciales y cuesta separar la paja del trigo. Israel perdió la brujula despues de 1948 y si bien a ellos les ofende que se compare lo que hacen con el holocausto (yo tambien creo que no se puede comparar), no quita que sus acciones son horribles y que el resultado es el mismo que en el holocausto: la muerte sistematica de muchos inocentes.