lunes, 16 de marzo de 2009

Vampiros eran los de antes 2

Como lo anuncié en la primera parte, ahora veremos la vida de algunos siniestros personajes acusados de haber sido vampiros. Entre ellos los más importantes son:


Elizabeth Báthory


La condesa Erzsébet Báthory –o Elizabeth Báthory– nació en agosto de 1560 y murió el mismo mes, en 1614. Esta noble húngara vivió en un castillo de Trencsén, en la Hungría real que hoy en día forma parte de Eslovaquia. Era pariente del rey de Polonia y príncipe de Transilvania, István Báthory.
Su familia provenía de Nyírbátor, Hungría.

Su niñez transcurrió en el castillo de Ecsed. Cuando tenía 11 años, sus padres arreglaron el casamiento con Ferencz Nádasdy, por ello la niña fue trasladada al castillo de Nádasdy en Sárvár.
A juzgar por la opinión de sus parientes y allegados, la condesa era una buena esposa y una madre protectora... Pero estas cualidades no sorprendían demasiado: los nobles solían tratar a la familia inmediata de forma muy diferente a la atención dispensada a los criados y campesinos.
La consideran el asesino serial más infame de la historia húngara y eslovaca... Después de la muerte de su marido, ella y sus cuatro colaboradores fueron acusados de torturar y matar a docenas de muchachas y de jóvenes mujeres de clase social inferior. En 1611 la encarcelaron en la torre de su castillo, donde murió tres años más tarde.

Fue su nobleza la que le permitió evitar el paso a una ejecución inmediata. Sus ayudantes no corrieron la misma suerte...
Aunque su marido y sus parientes sabían sobre su inclinación sádica, jamás intervinieron directamente ni sospecharon la gravedad del asunto. Después de la muerte de su esposo, Elizabeth ya no tuvo que esconder ni controlar estas prácticas macabras, por lo que éstas se hicieron más frecuentes y temerarias.

Sus primeras víctimas eran jóvenes campesinas locales, muchas de las cuales se acercaron engañadas al castillo de la condesa, tentadas por ofertas de trabajo bien remuneradas como criadas.
Más adelante comenzó a matar a las hijas de nobles de menor alcurnia, que habían sido enviadas a su castillo a aprender el protocolo nobiliario y la etiqueta de la alta sociedad.
Entre los años 1602 y 1604, el sacerdote luterano István Magyari se quejó públicamente desde el púlpito por las atrocidades que se venían cometiendo en el pueblo, y denunció las desapariciones de jóvenes cuyas probables muertes terminaban impunes, sin recibir el obligado esclarecimiento. Luego de numerosos rumores, el caso pasó a la corte de Viena.

Las autoridades se tomaron cierto tiempo para responder a las quejas de Magyari. Finalmente, en 1610, el rey Matthias II asignó a György Thurzó –palatino de Hungría– la investigación de las circunstancias de las sospechosas desapariciones
Luego del proceso penal al que fue sometida, se arribó a la conclusión de que Elizabeth Báthory había torturado y asesinado a un número desconocido de jóvenes mujeres, aunque se cita a menudo que fueron centenares. Los crímenes están fechados entre los años 1585 y 1610.

Las atrocidades que los testigos describieron durante las declaraciones son:
Infligir golpes fuertes y continuos durante un largo período de tiempo, que a menudo conducían a las víctimas a la muerte Quemar o mutilar manos, rostros y órganos genitales; Morder la carne del rostro, brazos y otras protuberancias corporales; Congelar partes del cuerpo hasta provocar la muerte; Matar por inanición; Usar agujas como instrumentos de corte.

Los colaboradores confesaron sus estrategias bajo tortura brutal. De esta manera, los jueces se enteraron de que Elizabeth Báthory había torturado y asesinado a sus víctimas no sólo en el castillo donde vivía sino también en sus otras haciendas de Bécko, Sárvár, Keresztúr, Pozsony (Bratislava) y Viena.
También nombraron a varias personas como agentes esenciales para proveer a Báthory de las jóvenes muchachas. Muchos de ellos se habían valido de engaños y falsas promesas para propiciar el contacto directo con la condesa. El número estimado de víctimas es mucho menor. Szentes y otra criada confirmaron la muerte de entre 36 y 37 jóvenes durante sus períodos de servicio. Los otros acusados estimaron un número máximo de 50 víctimas.

El personal del castillo de Sárvár declaró entre 100 y 200 cadáveres eliminados del castillo.
Las cartas intercambiadas entre el emperador y su palatino entre los años 1611 y 1613 indican que Thurzó se resistió a avanzar en el juicio contra la misma condesa, y que ella jamás fue llevada a las salas de la corte. Finalmente, el 21 de agosto de 1614 Elizabeth Báthory murió en la torre de su castillo, en total oscuridad y marginación.

La enterraron en la iglesia del pueblo.
El caso Báthory inspiró numerosas historias que se “regodeaban” en el sadismo de una condesa a la que le gustaba bañarse en la sangre de sus víctimas para conservar la juventud. Por ello, su apodo principal es “la Condesa Sangrienta”.

Arnold Paole


Arnold Paole fue un soldado Serbio que vivió a principios del siglo XVIII. Paole sostenía que mientras estuvo destinado en Gosswa, fue atacado por un vampiro. La gente de esa zona creía que la única manera de librarse de la influencia vampirica era comer algo de tierra de su tumba y rociarse de la sangre del vampiro. Paole sostenía haber practicado el rito.


Aparentemente el método debió funcionar y Paole pudo regresar a su hogar en 1727; Sin embargo murió al poco tiempo de una caída desde gran altura, y fue enterrado. Al poco tiempo de morir Paole empezaron a circular rumores de ataques nocturnos y en poco tiempo 4 personas del pueblo murieron repentinamente.
La gente del pueblo empezó a tener miedo del posible caso de vampirismo y decidieron desenterrar el cuerpo de Paole. Formaron un grupo de dos oficiales militares, dos cirujanos del ejército, y un sacerdote de la iglesia local para investigar en la tumba de Paole.

Cuando el grupo exhumo el cuerpo, encontraron el cadáver fresco. No había descomposición del cuerpo de ningún tipo, y de hecho la vieja piel y uñas se habían caído, y habían crecido nuevos para en su lugar. Además la sangre fresca fluía de sus orificios corporales.

Cuando un miembro del grupo clavo una estaca en el cuerpo, gritó y la sangre fresca brotó de la herida. El grupo entonces arrojo ajo alrededor de los restos de Paole, e hizo igual a cada uno de los sepulcros de las víctimas de Paole.
Algunos años después, otra epidemia surgió repentinamente y se procedió a hacer una nueva investigación en el cementerio.

En un informe de dicha investigación se mantiene que se exhumaron por lo menos 16 vampiros de sus tumbas. Todos los descendientes de Paole parecían tener las mismas características que él. Además estos nuevos vampiros llevaban enterrados aproximadamente el mismo tiempo que Paole cuando empezó a atacar. 4 de los vampiros eran niños, y tres estaban enterrados con sus madres.
A pesar de ser este uno de los casos de vampirismo mejor documentados de esa época, no existe testimonio escrito de lo que las víctimas del ataque vampírico vieron al ser atacadas.

Vlad Tepes


También conocido como Vlad III o Vlad Tepes, es un noble héroe nacional rumano que en el siglo XV luchó contra la invasión de los otomanos, famoso por la fiereza y crueldad de sus métodos y es el personaje que inspiró la novela "Drácula" de Bram Stoker.


Vlad TepesDraculea significa hijo de Dracul que a su vez significa el dragón y que era un título del voivoda (príncipe) valaquio -la idea de que era transilvano es aportación de Bram Stoker- Vlad II Dracul, caballero de la Orden del Dragón, y padre de Vlad III, que es apodado Tepes ("Empalador" en rumano) por su método mas famoso para escarmentar a su enemigos.
Nació en la ciudad-burgo rumana de Sighişoara (Transilvania), el 8 de noviembre de 1431 y murió en batalla el 14 de diciembre de 1476 en las cercanías de Bucarest. También es conocido como Vlad Ţepeş (pronunciación: tse'pe) o Vlad el Empalador.

Gobernante de carácter volcánico e impredecible, fue el más duro de todos los gobernantes de Europa Oriental en el Siglo XV. Para algunos fue un heroico defensor de los intereses e independencia de su país y del cristianismo, mientras que para otros era una persona cruel que torturaba y mataba para divertirse, por puro placer.
De Vladislaus III voivoda de Valaquia, se cuentan numerosas historias y leyendas. Fue rehén de los invasores otomanos hasta los diecisiete años de edad, cuando logró tomar el trono de Valaquia, del cual fue depuesto poco tiempo después. Sin embargo, en 1456, tras la Batalla de Belgrado, Vlad ascendió de nuevo al trono, tras matar a su contrincante Vladislav II, y ya no lo abandonó hasta 1462.

Después vivió en el exilio hasta 1474, momento en que se lanzó de nuevo a la batalla para recuperar el cargo, lo que conseguiría en 1476. Durante una batalla con los turcos que tubo lugar a finales de 1476, Drácula de puso el uniforme de un soldado turco para poder inspeccionar mejor el campo de batalla. Se encontró con unos cuantos soldados suyos, y se supone que no lo reconocieron a causa del disfraz de turco y le dispararon flechas.

Drácula mato a cinco o seis soldado con su lanza, pero la inferioridad numérica era abrumadora: los soldados dispararon más flechas y le mataron. Después le cortaron la cabeza y se la entregaron a los turcos como trofeo de victoria porque los soldados turcos seguían teniendo un miedo terrible al hombre a quien llamaban el "Príncipe Empalador".

El sultán exhibió la cabeza de Drácula en las murallas del castillo Topkapi de Estambul.
Vlad se hizo famoso por tres cosas: su increíble arrojo y valentía (murió luchando con un ejército de tan solo 300 hombres contra un ejército de 120.000 turcos, algo que había hecho antes varias veces con éxito), su implacable sentido de la justicia y su extraordinaria crueldad, capaz de llamar la atención incluso en aquellos tiempos sangrientos.

Como su apodo Tepes indica, su argumento contundente favorito era el empalamiento, una técnica de tortura y ejecución que consiste en introducir un palo de aproximadamente 3.50 m. de longitud sin punta (ya que esto aseguraba un mayor sufrimiento en la víctima), por el ano o la vagina hasta la boca o el hombro, fijarlo a la carne con un clavo y después levantarlo para que la víctima muera allí lentamente, entre dolores atroces.

Al menos cien mil personas, murieron de esta manera a manos de los hombres del Empalador durante los siete años que duraron sus sucesivos reinados: enemigos, traidores, delincuentes de todo tipo y las familias de todos ellos, incluyendo a los bebés, y a elementos de su propia milicia que "merecían" ser castigados.


En la literatura y el cine fue el modelo del género de terror y de vampiro, ya que se dice que bebía la sangre de sus víctimas en copas mientras comía delante de los empalados. Su sádica personalidad la tomó Bram Stoker como modelo para su obra "Drácula", escrita en 1897. Para 1976, el gobierno comunista de Nicolae Ceauşescu lo declaró Héroe de la nación al cumplirse el V Centenario de su muerte.

Se han realizado infinidad de películas sobre el personaje pero siempre desde la perspectiva del vampiro y no de su biografía real durante todo el siglo XX.
En cuanto a la literatura podemos citar miles de obras tanto de investigación como simples novelas, pero dentro de la ficción vamos a citar las mas importantes:
Iniciada aproximadamente en el siglo XIX en medio del romanticismo literario. En 1813 el legendario poeta inglés Lord Byron escribe el poema épico "The Giaour" en el cual ya está presente la combinación del horror y de la lujuria que el vampiro siente y el concepto de los no-muertos que pueden pasar su maldición a los vivos.

En 1816, Byron pasaba unos días en las orillas del Lago Leman (Suiza) junto a un amigo, el médico John William Polidori. Mientras se hallaban en medio de una fiesta a la que acudió el reconocido poeta Percy Shelley y su última mujer, Mary, se desató una tormenta alpina, y se vieron obligados a permanecer en el interior de la casa, contando historias de miedo.

En un determinado momento, el ambiente se caldeó por el alcohol y varios de los presentes se retaron a escribir la mejor historia de terror y misterio de todos los tiempos. Mary Shelley empezó en ese momento a escribir la famosísima novela "Frankenstein", un mito mefistofélico de nuestro tiempo; Byron redactó el citado fragmento, pero no llegó a completar la obra.

Su amigo Polidori lo incluiría después en "El Vampiro", un Cuento, novela publicada en 1819; irónicamente, la propia vida de Byron se convirtió en el modelo para el "señor Ruthven", el protagonista. Una secuela no autorizada de esta novela es llamada Lord Ruthwen ou les Vampires (1820) del autor francés Cyprien Bérard, la cual fue adaptada por Charles Nodier en el primer melodrama de vampiros teatral (Todos estos hechos pueden verse en la película “Gothic” de 1986, dirigida por Ken Russell).


La novela gótica más famosa sobre vampiros sin duda es Drácula, del escritor irlandés Bram Stoker, publicada a finales del siglo XIX, cuyo protagonista personifica la fascinación de lo prohibido y es una figura simbólica clásica para la sexualidad reprimida de todas las sociedades que oprimen de un modo u otro esta manifestación de la naturaleza humana; específicamente, la sociedad victoriana que Bram Stoker sufrió, era tan represora de la sexualidad que sólo era una cuestión de tiempo que Drácula renaciese.
La más importante revisión literaria del mito del vampiro después de "Drácula", se produjo a finales del siglo XX, cuando una escritora norteamericana llamada Anne Rice publicó las Crónicas Vampíricas, una trilogía compuesta por las novelas "Entrevista con el Vampiro", "Lestat el Vampiro" y la "Reina de los Condenados", que después, dado su enorme éxito comercial y cinematográfico, ha continuado con secuelas como "Memnoch el Demonio" y "Armand el Vampiro".

Los vampiros concebidos por Rice son seres de ficción adaptados al gusto de las sociedades contemporáneas, totalmente carentes de la maligna crueldad sin remordimientos de sus antecesores literarios y de los personajes reales que los inspiraron. En las Crónicas, los vampiros se nos muestran como unos entes elitistas, posmodernos y confusos, sólo un poco pervertidos, con sentimientos de culpabilidad y humanizados, aptos para todos los públicos, sumergidos en el pensamiento filosófico de la Nueva Era. No destilan las gotas de maldad en estado puro que, en todas las culturas y civilizaciones, caracterizan al Draculae, el Dragón, el Demonio.


Estos vampiros de Anne Rice son más humanos que los humanos y como ya dije: ¿Era necesario humanizar tanto a unas criaturas que nos metían miedo para convertirlas en seres que merecen mas piedad que terror? Un escritor británico, Brian Lumley, desarrolló otra generosa aportación al género de los vampiros.

En su serie del Necroscopio (las Crónicas Necrománticas) narra los enfrentamientos de su protagonista contra diversos seres de procedencia vampírica. Sin embargo Lumley se desmarca completamente de las convenciones del origen de los vampiros, y los presenta como parásitos que se sirven de los humanos (aunque también podrían parasitar animales si así lo desearan) para sobrevivir, mejorando biológicamente a su hospedador y otorgándole poderes sobrehumanos, mientras va sustituyendo la propia personalidad por la del vampiro.
Unas de las más recientes y exitosas (2005) sagas sobre Vampiros adolescentes modernos es la escrita por Stephenie Meyer (ver artículos principales de "Crepúsculo" (novela) y sus secuelas "Luna Nueva" (novela), "Eclipse" (novela) y "Amanecer" (novela).

Estos vampiros que son los que inspiraron este artículo, ya ni siquiera merecen piedad, sino más bien amor. Uno los ve así, tan delicados, tan románticos, tan agradables, tan perfectos, tan bellos que dan ganas de decirles: ¡Déjate de embromar y muérdeme de una vez!

Solo quisiera saber si alguien puede recomendarme una buena novela de vampiros. Una de esas que meten miedito.
Realmente lo agradeceré.

16 comentarios:

el Rafa dijo...

Excelente revisión amigo Maltes. Yo realmente no soy de esa época da Vampiros de miedo, para mi Angel (novio vampiro de Buffi la casa vampiros) es un personaje interesante... lo mismo que el propio Lestat.
Gracias por el post.
Abrazo.

calamardo dijo...

los vampiros han muerto!
firmado: doctor van helsing.
y es cierto. estos vampiros tipo beverly hills 90210 son un asco. el dracula de copolla es la ultima gran peli de vampiros. de ahi para atras, conforme fuimos mas jovenes, de todo, malo y bueno.
acorde con la decadencia generalizada en todas los rubros. hoy, hasta los vampiros caen bajo la picota de la globalizacion. estan devaluados.
saludos. y me alegra poder leer estos articulos a diario.

Santos G. Monroy dijo...

Muy muy buenos los dos post vampirescos. Currados y amenos, como sudeció con los de Jack el Destripador o el del conflicto palestino. De acuerdo con Calamardo en que los vampiros contemporáneos ya no son lo que eran... A propósito, si algún aficionado tiene curiosidad por la novela "La Historiadora", de Elisabeth Kostova, que huya de ella como de la peste. Se trata del mayor timo literario vampiresco de la historia. Un petardo infumable. ¡Saludos!

Corto Maltes dijo...

Rafa - Esta bueno que disfrutes de ese tipo de Vampiros. Angel no la vi, ni tampoco Baffi. No poruqe no quisiera, sino porque nunca tube oportunidad.

Calamardo - Yo me pregunto aveces si la decadencia viene por una cuestion de crisis de creatividad o por solo una cuestion capitalista.

Santos - Gracias por la advertencia y me alegro que te gustara el articulo. En realidad lo disfruté mas que el de el conflicto Palestino-Israeli y muchisimo mas que el de Jack.

Tom - Bela Lugosi se creia Vampiro, no lo fué en la realidad, por eso no lo incluí con los sangrientos Vlad y Elizabeth.

Peter Parker dijo...

Excelente recopilación parcial de historias vampíricas, Corto.
Creo que todos estamos de acuerdo con Calamardo, ahora los vampiros son descafeinados. Supongo que los próximos chupasangres serán Floggers o Emos

¿Qué pasó con Nosferatu?, creo que ese vampiro es más "primitivo".

Saludos y seguí publicando sobre estas criatura.

HUGO dijo...

Estos sí eran vampiros...los de ahora hasta pasean y van a Mc donals de día , saludos.

Corto Maltes dijo...

Peter - Me dejaste todo el día con la duda y creo que, a lo que te refieres con "Nosfertau", es al personaje de la película de F.W. Murnau (1929). No encontré referencia alguna a la palabra relacionada a los vampiros más que la mención (desvirtuada) de Stoker en su novela y que en Rumania solian llamar a los vampiros con este nombre. Lo de los clanes es una cuestión meramente de los juegos de rol y que no se si provienen de las novelas de Anne Rice. Lo que intente, con este articulo, es traer una reseña histórica de la existencia de los vampiros, sus mitos y leyendas. Lo que si no mencioné adrede, por una cuestión de tiempo, son los diferentes tipos de vampiros que, según la región, se distinguían en habilidades o falencias. De todos modos intente que la generalidad de estos factores estuvieran distribuidos en los vampiros de la Europa oriental que son los que nosotros más conocemos. Las referencias cinematográficas las dejé de lado porque de lo contrario, tendría que dedicar varios blog para abarcar todo el tema. Lo mismo para el rol.

Hugo - Bienvenido y si, los vampiros estan cambiando. Ahora no nos asustan sino que nos enamoran.

Peter Parker dijo...

Si te ponés a desenmarañar el tema de los vampiros estoy seguro de que te llevaría semanas y creo que no es la idea.
De todas formas la información que pusiste es muy completa al respecto.

De Nosferatu siempre me gustó que era más "salvaje" que el típico vampiro aristócrata.

Y por el lado de los cómics: ¿qué pasó con Vampirella y Blade?

Corto Maltes dijo...

Lo de los comic tambien los dejé de lado por cuestion de espacio-tiempo. Igual, lamento decirte que uno de mis vampiros preferidos es Morvius, un malechor que ha acostumbrado a clavar sus colmillitos en tu cuellito.
Tambien a mi me gustaban los vampiros salvajes (aunque no tanto como los de 30 días de oscuridad).

Yen_lo dijo...

Te recomiendo el libro "Soy leyenda" de Matheson. Es mucho mejor que la peli del Will Smith.
Las Cronicas Necromanticas estan bien los dos o tres primeros libros (luego se le va la olla totalmente).
Luego en la pila de libros tengo la trilogia de Genevive no Muerta y los libros de Anita Blake, cazavampiros.
Huye como la peste de los libros de L. J. Smith "Cronicas Vampiricas".
De Anne Rice me parece todos iguales y creo que no me dejo ninguno.
Saludos

Peter Parker dijo...

Era muy común ver a Spiderman, Blade y Morbius enroscados en alguna pelea... e incluso el pobre Spidey medio que se convirtió en vampiro.

El cómic de "30 Días de Oscuridad" está muy bueno, pero la película producida por Sam Raimi, deja muuuuucho que desear -igual que Spiderman 3-

rocker dijo...

Peter Parker dijo...
Excelente recopilación parcial de historias vampíricas, Corto.
Creo que todos estamos de acuerdo con Calamardo, ahora los vampiros son descafeinados. Supongo que los próximos chupasangres serán Floggers o Emos

¿Qué pasó con Nosferatu?, creo que ese vampiro es más "primitivo".



Los vampiros de ahora ya no son vampiros. Son "chicos con problemas".
El "Nosferatu" de Murnau en realidad fué una versión no autorizada de "Drácula". Al punto que la viuda de Bram Stoker le entabló un juicio a Murnau que casi consigue evitar el estreno de la película.

Corto Maltes dijo...
Tom - Bela Lugosi se creia Vampiro, no lo fué en la realidad, por eso no lo incluí con los sangrientos Vlad y Elizabeth.


No sólo se creía vampiro, sino que la leyenda que dice que se hizo enterrar con el traje de Drácula es parcialmente real: se fué a la tumba usando el anillo del Príncipe de las Tinieblas.
También faltó Max Schreck, el actor que interpretó al primer Nosferatu, posesionándose tanto del personaje que también llegó a creerse vampiro. Imprescindible para todo fan de los no-muertos ver "La Sombra del Vampiro", que retrata la filmación de "Nosferatu".
Otro que debería ser mencionado es mi favorito, el precursor de los "vampiros buenos": Barnabás Collins de "Dark Shadows", un vampiro que, entre mordida y mordida se preocupaba de cuidar a su familia.

Salu2
ROCKER

Corto Maltes dijo...

Yen_lo - Soy leyenda lo leí hace mucho y es uno de mis libros de cabezera. Los otros no los conosco asi que ya estoy tomando nota y veré de conseguirlos.

Peter - El comic 30 días de oscuridad no lo leí y la pelicula me empezo gustando pero despues se puso tan gore al santo boton que terminó defraudandome.

Roker - Nosferatú es como decis, una version no autorizada de Dracula.
No hay dudas de que Bela Lugosi se creía que era Dracula y tal como dices se hizo enterrar con la capa y el anillo, pero no hay sospechas de que hubiese bebido sangre humana y lo mismo pasa con Max Schreck, que tiene una leyenda negra a su alrededor pero no hay prueba alguna que haya matado a nadie y mucho menos que hubiese bebido sangre.
El nombre Barnabás Collins me suena de alguna pelicula que vi y no recuerdo cual.

rocker dijo...

Corto Maltes dijo...
El nombre Barnabás Collins me suena de alguna pelicula que vi y no recuerdo cual.


Seguramente el nombre te suene de la versión en película que se hiciera, a principio de los ´70, de "Dark Shadows", un maravilloso culebrón de terror gótico de los ´60, que en algún momento también fuera adaptado al comic por Gold Key.
En esa serie Barnabás Collins era un vampiro que a su vez era el tiránico patriarca (al estilo de JR de Dallas) de una familia que abundaba en hombres-lobo, brujas, mojes negros, monstruos, fantasmas, y maldiciones varias, mezclando todo eso con el más tradicional melodrama teleteatrero, muchachita buena y galancito incluídos.
Por eso digo que fué el precursor de los vampiros de telenovela actuales, aunque en el caso de Barnabás no había humanismo ni cargo de conciencia alguno. El tipo era malo malo, pero qué se le iba a hacer... El viejo es el viejo, y a la familia se la respeta.
Salu2
ROCKER

Yen_lo dijo...

En los ochenta se hizo un remake de la serie Dark Shadows con el amigo Barnabas. Me baje los primeros capitulos pero despues de ver el piloto la borre (la serie a mi gusto no ha resistido bien el paso del tiempo)

Anónimo dijo...

Si realmente desean leer un buen libro de vampiros les recomiendo enteramente "Lost Souls" de Poppy Z. Brite, pero eso si, no es un libro apto para puritanos, homofóbicos, o niñas/niños fresas fans de Crepúsculo ja ja..